El creativo invento busca acompañar a los más pequeños de la casa en cada minuto del día, para otorgar una mayor seguridad y tranquilidad a los padres.

Se puede descargar la aplicación SoyMomo por Google Play y App Store. Hoy en día hay más de 2.000 relojes funcionando en Chile, además de tener presencia en Perú, Estados Unidos y Alemania.

En el marco del día del niño, Sosmart Labs, la única Startup Latino Americana dedicada a tecnologías de geoposicionamiento para todo uso, ofrece su más reciente creación pensada en la seguridad de los niños. Se trata de SoyMomo el reloj con GPS que da línea directa entre los niños y sus padres.

La ingeniosa Startup, que nació el año 2014, es además la inventora de una serie de premiados proyectos que resuelven el problema de las mascotas perdidas, la alerta de golpes en usuarios de la tercera edad y detección automática de accidentes automovilísticos. Para ellos han contado con el apoyo económico de Corfo.

Su último invento es Soy Momo, muy necesario en la actualidad, en la cual la pérdida de los niños es un peligro diario. Según un informe de la PDI, en promedio 60 niños se extravían sólo en período estival, esto indica que en una sociedad como la de hoy es fundamental y necesario creaciones como estas que permiten estar siempre conectados tanto los niños como los adultos. A través de su app en el celular, los padres podrán saber dónde se encuentran sus hijos quienes envían esta señal a través de su reloj con GPS.

Seguridad a la mano

Perfecto para regalonear a los niños en su día, SoyMomo se trata de un pequeño celular especialmente diseñado para ellos en forma de reloj. En él se entregan los beneficios de un smartphone como; GPS, llamadas, mensajes, entre otras características, sin la necesidad de tener acceso a internet, redes sociales y llamadas de desconocidos. 

Dentro de sus cualidades se encuentra la localización inteligente con tecnología GPS, WiFi y LBS que puede localizar de manera precisa, permitiendo mostrarles a los padres o tutores desde la App la ubicación de los niños. Además, sirve para realizar y recibir llamadas de un listado de hasta 10 contactos definidos por los padres.

Por otra parte, este magnífico reloj recibe los mensajes que envían los adultos desde la App, junto con notificar cuando se presenta la batería baja o cuando el niño se retira la pulsera. Otra característica es que a través de la App se puede definir zonas seguras como la casa o el colegio por ejemplo, de manera que cuando su pequeño ususario salga o entre, reciban una notificación.

Para los más chicos que no saben manejar bien su reloj, se encuentra el contestador automático que permite escuchar el ambiente en el que está el pequeño sin que nadie alrededor se percate.

Otra caracteriza para resaltar, es la configuración de alarmas que recuerda la hora de tomar un medicamento o despertar por las mañana por ejemplo. También se puede activar el modo silencio que hace que el reloj vibre o simplemente quede en silencio.

La aplicación SoyMomo, creada Sosmart Labs, se puede descargar por Google Play y App Store donde poseen una alta calificación. Ésta está sometida a constantes actualizaciones para ir mejorando e integrando nuevas funciones de manera permanente.

Cabe mencionar que cuentan con un servicio al cliente sumamente personalizado, dado que al ser un producto nuevo requiere apoyo en el manejo de éste.

Este “objeto de deseo” para niños y padres SoyMomo cuesta 59.990 y está disponible en color naranjo, rosado, azul y Negro. Se puede encontrar en www.soymomo.com, en su oficina en Andrés de Fuenzalida 133 - D, Providencia o a través de Ripley y Falabella online.

Facebook: @soymomosw

Instagram: @momorelojgps

 

Las bajas temperaturas y la mala calidad del aire son factores que propician la circulación de virus y bacterias, siendo los resfríos las enfermedades más frecuentes de la época. Una de las características de esos malestares son los estados febriles, que pasan a ser cada vez más frecuentes, sobre todo en los niños. Por ello, el Dr. Germán Aparicio, pediatra de Clínica Ciudad del Mar, explica de qué se trata este fenómeno y entrega consejos para saber cómo reaccionar ante estas situaciones.

La fiebre es una reacción de defensa del cuerpo ante una enfermedad o padecimiento que se caracteriza por el aumento de la temperatura corporal, siendo una respuesta normal del organismo frente a situaciones como infecciones o procesos inflamatorios. Es decir, es un reflejo de la activación del sistema inmune.

Puede interpretarse como una alarma o señal de anormalidad causada por un agente externo, como por ejemplo, el exceso de calor ambiental, la falta de ingesta adecuada de líquidos e infecciones, entre otros. También puede ser producto de un problema interno más grave originado por enfermedades que alteran el termostato a nivel cerebral.

Ésta se manifiesta por el alza térmica (hipertermia) del cuerpo sobre los niveles normales, que oscilan entre los 35° y 37°C. “Cuando la temperatura supera estas cifras, hay que preocuparse ―más si sobrepasa los 40°― pues puede provocar destrucción de proteínas vitales en el organismo”, advierte el doctor Aparicio.

Asimismo, el pediatra de Clínica Ciudad del Mar advierte que la fiebre no constituye una enfermedad en sí, sino más bien es un síntoma de que algo está ocurriendo. “En función del tiempo de evolución de la fiebre, sus síntomas y el examen físico al paciente, el médico podrá definir la causa de ésta”, añade.

La mayoría de los cuadros febriles, especialmente en población sana, corresponden a cuadros infecciosos de tipo viral, siendo ―por lo general― menor a tres días y que luego se superan solos.

Lo importante, dice el Dr. Germán Aparicio, es registrar el horario de la toma y la magnitud de la temperatura, ya que esta observación puede ser una valiosa información para el médico. La manera correcta de hacerlo es poniendo el termómetro en el hueco de la axila seca durante cinco minutos y en el recto, un mínimo de tres minutos o hasta que el ascenso de temperatura se detenga por 30 segundos.

Tratamiento

La fiebre tiene su origen cuando ciertas células se encuentran con agentes infecciosos, liberando productos de degradación celular al torrente sanguíneo. Éstos, al llegar a la zona del hipotálamo, en la base del cerebro, provocan la respuesta de hipertermia como mecanismo de defensa para combatir la infección.

Por lo mismo es que para poder aliviar los síntomas y superar los cuadros febriles hay que acudir a medidas físicas, como desabrigo, paños tibios en el cuerpo o baño con agua tibia, especialmente en zona de axilas, ingle y cuello. “Esto permite la vasodilatación y liberación del calor corporal en forma progresiva. Es importante que no se use agua fría, ya que eso provocará vasoconstrición y mayor alza de temperatura”, señala el Dr. Aparicio.

Si la fiebre supera los 38° o 38.5°C se puede usar medicamentos antipiréticos para bajar la temperatura corporal y disminuir las molestias asociadas a la hipertermia. Esto, en todo caso, bajo indicación médica.

“Otro punto clave es aumentar la ingesta de líquido, pues ésta se va perdiendo debido a la sudoración que se produce con el alza de temperatura”, aconseja el especialista.

Señales de alerta

El pediatra de Clínica Ciudad del Mar explica que hay que prestar mayor atención y acudir a un centro médico en las siguientes situaciones:

  • Siempre en los recién nacidos y en menores con llanto incontrolable.
  • Cuando hay causas evidentes de malestar, como signos de resfrío, diarrea y escalofríos, entre otros.
  • Si supera los 38,5°C axilar y no cede con medidas habituales (desabrigo, baño tibio, medicamentos indicados por el médico tratante).
  • Cuando persiste más de 48 horas.
  • Cuando no se ven mejorías transitorias tras ingerir los medicamentos recetados.

Es importante recordar que cuando los menores que tienen fiebre deben mantenerse en reposo en su casa, en un ambiente termoneutral y no muy abrigados. Se aconseja darles alimentos livianos según la tolerancia y no obligarlos a comer; lo que sí es esencial, es que ingieran abundante líquido.

Cómo tomar la temperatura

Hoy en día existen alternativas en cuanto a los termómetros; el más tradicional es el de mercurio, aunque cada vez son más los que optan por los digitales, pues son confiables y fáciles de leer.

  • En menores de 2 años, se debe tomar la temperatura por vía rectal, ya que es más rápido. “Se evita ponérselos bajo el brazo porque los más pequeños se mueven mucho más y podría dar una cifra errónea”, explica el profesional.
  • En niños mayores, es aconsejable poner el termómetro bajo la axila, teniendo cuidado de que la punta quede ubicada en el centro y que no se mueva.

“La recomendación es ir verificando la temperatura cada cuatro o seis horas, aunque puede ser más seguido si es que los síntomas del menor así lo requieren”, puntualiza el Dr. Germán Aparicio, pediatra de Clínica Ciudad del Mar.

 

 

 

De la mano de Bebe Urbano llega el juego que estimula la creatividad y ayudará a los más pequeños a concretar sus sueños. Ideal para jugar en estos días de frío, lluvia, gozar las vacaciones de invierno y, por supuesto, un regalo increíble para el Día del Niño.

Un juego único e innovador que entrega al niño miles de posibilidades con algo tan simple como jugar con cartón, es lo que ofrece IKITOI. Compuesto por 26 piezas geométricas de cartón triple reforzado, las cuales se caracterizan por ser livianas, seguras, resistentes y ecológicas. 

Además, contiene 50 conectores para unir las piezas, convirtiéndolo en el juguete ideal para entretenerse en casa en estos días fríos de invierno.

Además, los niños pueden armar nueve figuras propuestas que van desde avión, casa, cohete, cocina, tren, auto, teatro de títeres, barco, camión y mucho más, puesto que sólo depende de su creatividad e ingenio.

 “Estamos muy contacto de traer IKITOI a Bebe Urbano. Es un juguete para niños de todas las edades.  Por ejemplo: los niños de 2 a 4 años se divierten jugando a ¨meterse adentro¨ de las figuras, los niños de 5 a 6, ya pueden armar figuras, mientras que los de 7 a 8 años se divierten con el armado de sus propias ideas y las infinitas historias que puedan crear. Los más grandes aprenden proyectos de construcción, diseño, ingeniería y arquitectura, entre otros” comenta Roberto Mayerson, dueño de Bebe Urbano.

IKITOI lo encuentras en la tienda de Bebe Urbano, que con tres años de trayectoria ofreciendo la mejor experiencia de compra del mercado infantil, se ha convertido en un referente del rubro, al reunir -en un sólo lugar- productos atractivos y novedosos para todas las edades.

Valor: $ 79.990

Video

 

La Dra. Kathrin Schoen, gastroenteróloga infantil de Clínica Ciudad del Mar se refiere a las alergias alimentarias, qué es, de qué se trata y cuál es la diferencia que existe entre ella y lo que hoy conocemos como intolerancia alimentaria.

Cada vez y con mayor frecuencia solemos escuchar en fiestas, restaurantes y reuniones familiares a padres decir: “mi hijo es alérgico a… es intolerante al… no puede comer esto, tampoco de aquello”reacciones adversas que tienen su origen en el consumo de un determinado alimento, pero que habitualmente no significan lo mismo, aunque sus síntomas a simple vista sean similares.

La alergia alimentaria, en estricto rigor indica la gastroenteróloga infantil de Clínica Ciudad del Mar, doctora Kathrin Schoen, es un tipo de intolerancia que genera el sistema inmunológico, donde un alérgeno provoca la liberación de histamina y/u otras sustancias inflamatorias responsables de las reacciones alérgicas, cada vez que se consume el alimento involucrado. En general se observan las alergias alimentarias con mayor frecuencia durante los primeros años de vida, con una alta probabilidad de ser superadas con el tiempo.

“Tienen una mayor incidencia en esta primera etapa de la vida dado que el sistema inmunológico del menor aún se encuentra en desarrollo, por ende, es más propenso a experimentar este tipo de afecciones. En todo caso se sabe que los niños que nacen por parto natural y que reciben leche materna en forma exclusiva tienen mucho menos riesgos de padecer de alergia alimentaria que niños nacidos por cesárea y que reciben formula láctea” manifiesta la especialista de Clínica Ciudad del Mar.

Una vez desarrollada la alergia, cada vez que el niño afectado consume o está expuesto a ciertos alimentos, presenta una reacción adversa que puede ser variable y presentarse con síntomas gastrointestinales (como cólicos excesivos, diarrea y vómitos, o sangrado digestivo); problemas en las vías aéreas (dificultad para respirar); alteraciones cutáneas (hinchazón, dermatitis atópica, urticaria); o una reacción multisistémica (anafilaxia), que incluso puede poner en riesgo su vida.

Dentro de las recomendaciones para su tratamiento, y una vez que está diagnosticada la alergia alimentaria, siempre es necesario eliminar de la dieta, durante un tiempo determinado, los alimentos identificados que producen los síntomas, que con mayor frecuencia son la proteína de la leche de vaca ―que no es lo mismo que la lactosa―, luego los huevos, la soya, el trigo, pescados y mariscos.  “En el caso de que la eliminación de alimentos tenga que ser muy amplia, es necesario buscar siempre suplementos con el fin de cubrir los requerimientos nutricionales del niño”, recuerda la doctora Schoen.

De acuerdo a la gastroenteróloga infantil, otras intolerancias alimentarias que hay que diferenciar de la alergia, son diferentes cuadros digestivos, donde el organismo no es capaz de digerir o asimilar correctamente un alimento o algún componente específico de éste, provocando síntomas como meteorismo, diarrea o vómitos, sin riesgo de anafilaxia. “Es por eso que los padres por lo general tienden a confundir una alergia con una intolerancia, dado que sus síntomas pueden ser bastante similares; de ahí la importancia de saber diferenciarlos”, puntualiza.

Entre las intolerancias alimentarias más habituales de diagnóstico están las al gluten, sacarosa, fructosa y a la lactosa. Esta última se vincula a la menor capacidad de la persona de digerir el azúcar que contiene de forma natural la leche. En estos casos se recomienda disminuir y/o evitar el consumo de leche con lactosa y de alimentos que en su preparación incluyan leche, como la mantequilla, yogurt, postres, comidas y helados, para disminuir los síntomas y reemplazarlos por alternativas de leche sin lactosa, que hoy están ampliamente disponibles en el mercado nacional y que otorgan prácticamente los mismos nutrientes con alto contenido de calcio como de vitamina D.

 

El programa “Aprender en Familia” de Fundación CAP invita a considerar las vacaciones de invierno de los niños como una oportunidad para unir a padres e hijos y pasarlo bien en familia.

Con frío, lluvia y días grises, al fin llegan las anheladas vacaciones de invierno para muchos escolares del país. Dos semanas de distracción de los deberes habituales de los niños, pero para algunos padres podría convertirse en una carga adicional ya que muchos creen que deben  mantenerlos entretenidos todos los días y a veces no saben cómo hacerlo, lo que puede generar estrés y ansiedad.

La invitación es a considerar las vacaciones escolares como una posibilidad de descanso y cambio en las actividades de los niños, como una instancia que permite a los padres tener un “recreo” a mitad de año y, dentro de lo posible, generar actividades para compartir con la familia y fortalecer su sentido de unidad. “Es importante que ellos entiendan que estas semanas son para cambiar la rutina del jardín infantil o colegio, haciendo cosas diferentes con sus hermanos y, de ser posible, con sus papás. La idea es que no necesariamente asocien las vacaciones con grandes panoramas o salidas, sino también con la posibilidad de pasarlo bien en casa”, explica la psicóloga del programa Aprender en Familia de Fundación CAP, Claudia Soto.

Por ello, estas instancias son una excelente oportunidad para disfrutar y jugar más con los hijos, ya que algunas rutinas se pueden flexibilizar y se generan espacios para disfrutar más en familia, entretenerse y conocerse mejor. “Jugando los niños se desarrollan, despliegan sus capacidades, exploran, se conocen ellos mismos y al mundo que los rodea, desarrollan su imaginación, creatividad y van descubriendo nuevas formas de entretenerse, tanto solos como con otros”, detalla.

Por su parte, cabe destacar que compartir tiempo en familia ayuda a generar sentido de pertenencia e identidad familiar, contribuyendo a generar una autoestima positiva, fundamental para el desarrollo integral de cada uno de sus miembros.

Si bien la mayoría de los papás trabaja o está ocupado en los quehaceres domésticos, en este período se puede intentar llegar más temprano y destinar un momento del día para compartir con los niños, además se les puede pedir ayuda a los abuelos, tíos y hermanos mayores.

Ideas para que los niños se entretengan en vacaciones

  • Pasarles ropa y accesorios que ya no se usen y les sirvan para disfrazarse.
  • Hacer una huerta en el patio o balcón.
  • Cocinar recetas fáciles como galletas, un queque, cocadas, etc.
  • Permitirles ocupar distintos espacios del hogar para jugar, como una “casita” debajo de la mesa del comedor, una carpa en el living, etc.
  • Hacer un cofre de tesoros, en una caja de zapatos, juntar tapas de botellas, llaves, conos de papel higiénico, semillas grandes y todo lo que se les ocurra.
  • Crear objetos con materiales de desechos, como robots de cajas o vestidos con diarios.
  • Incentivarlos a cantar y bailar.
  • Si es posible invitar amigos/as, primos/as, vecinos/as a pasar la tarde en la casa.
  • Facilitarles libros ilustrados o revistas acordes a su edad y gustos para que disfruten leyendo.
  • Organizar un paseo a una librería o biblioteca, para que conozcan cómo funcionan y puedan elegir un libro.

 

Niñas y niños pueden vestir hoy con diseños de sus personajes de Disney favoritos gracias a la nueva colección de Gap Kids.

Desde polerones con orejitas de ratón, hasta el icónico listón de Minnie Mouse son parte de las posibilidades que encontramos en las tiendas de Gap pare vestir a los más pequeños de la casa.

Ahora toda la calidad y estilo de la marca norteamericana líder en denim, llega con tiernos diseños y estampados protagonizados por los personajes más amados de Disney.

Una colección llena de amor que llega para abrigar durante el invierno con sus camisetas, gorros, calcetines, polerones y hasta piluchos con estampados de Bambi, Tambor, y los orejones ratones favoritos de la familia.

transversal a todas las edades y tanto para niñas como para niños, encontramos lindas camisetas manga larga con una infinidad de estilos y colores y originales jeans con impresiones de Minnie y Mickey Mouse.

“Los personajes de Disney siempre han llevado felicidad alrededor de todo el mundo” comentó Antonia Vicuña Jefa de Marketing de Gap y agrega que “es por eso, y porque sabemos que los niños y los padres los adoran, que estamos felices de presentar esta nueva colección”

Encuentra esta colección y tus prendas Gap favoritas en cualquier tienda de Chile.

 

 

Los primeros años de vida es una etapa en que el aprendizaje y desarrollo de los niños se transforma en un desafío diario, transformando acciones como comer, caminar y el control de esfínter, en hitos que marcan el nivel de maduración de nuestros hijos. 

Cada niño se desarrolla en sus funciones según sus tiempos y estimulación. Uno de los mayores desafíos que se enfrentan en la primera infancia es el proceso de control de esfínter. Dejar los pañales, para aprender a avisar e ir al baño, o no mojar la cama en la noche, requiere más que una conversación y estimulación, es necesario un desarrollo orgánico.

La edad estimada para que un niño desarrolle el control de esfínter es alrededor de los 2 a 3 años, siendo normal que posteriormente en ocasiones se orine, porque la consolidación del control de esfínter depende de la maduración de cada niño. “El control de esfínter se desarrolla de manera diferente entre un niño y una niña, por esta razón son los padres quienes tienen que incentivar a dejar los pañales a sus hijos a medida que maduran sin generar estrés en los pequeños”, explica Aurelio Cuéllar, pediatra con especialidad en neonatología.  

Es importante que los padres eviten los retos, burlas o castigos ante algún tipo de accidente, siendo la comprensión y apoyo los pilares para que el niño desarrolle confianza y pueda asimilar este aprendizaje con cariño.

El tiempo que demore este desarrollo, no tendrá ninguna incidencia en el futuro, sino logra controlar esfínter con exactitud a cierta edad, lo importante es que se sienta en confianza para lograr la transición. Es importante tener en cuenta que el tiempo no es clave en este proceso, no existe ningún apuro.

¡Adiós Pañales!   

Los pañales han acompañado a nuestro bebé desde sus primeros días de vida, razón por la cual dejarlos no será un asunto sencillo. Una de las primeras señales que los padres podrán percibir, es que el niño comenzará a avisar cada vez que se haga en el pañal, les molestará el olor y se sentirán incómodos.

Al respecto de las señales a las que los padres deben estar atentos para y apoyar a sus hijos, en el cambio de los pañales por el baño, el doctor Aurelio Cuéllar recomienda: “una buena comunicación, que los padres le enseñen al niño lo que es pipí o caca, que aprenda a distinguir. Deben conversar con el niño cuando este tenga una incomodidad, ese es un indicio de que algo está cambiando. Los padres deben preguntar e invitar a ir al baño”.

El camino al baño

Para facilitar la transición entre los pañales y el baño, podemos ayudar a nuestros hijos vistiéndolos con ropa adecuada para que no se transforme en un obstáculo ni limitación al momento de ir al baño. Tasas de baño especiales, adaptadas a la altura de los niños o pantalones sin botones, pueden ser importantes para facilitar esta tarea.

Encontrar ropa que sea fácil de sacar es clave en este proceso. Es por esta razón que la marca de ropa infantil Pillin, para acompañar el crecimiento de los niños, cuenta con diseños cómodos y de fácil manejo. Pantalones con cintura elástica, buzos, leggins para la niñitas, entre otros, son parte de las prendas ideadas especialmente para apoyar y facilitar el camino al baño. Con entretenidos colores y diseños, en Pillin, la ropa infantil es creada para adaptarse a las grandes aventuras del crecimiento de los hijos.

 

No existe duda alguna que cada etapa de crecimiento de un niño conlleva muchas alegrías, desaciertos y esfuerzo tanto de sus padres o cuidadores, como también del círculo que los rodea. Uno de los factores que inciden en su pleno desarrollo es la relación padre e hijo; por lo que el psicólogo de Clínica Vespucio, Daniel Holloway, se refiere a la teoría del apego y explica la importancia del vínculo temprano, la reciprocidad, el respeto y la comunicación entre el progenitor y su descendencia.

El nacimiento de un hijo es un hecho que despierta una serie de emociones, expectativas y proyecciones para los futuros padres, que en sus respectivos roles, cumplirán un papel fundamental en el crecimiento y desarrollo del niño. En la mayoría de los casos, se destaca la importancia de la madre, pero ¿qué lugar ocupa la figura paterna en todo este proceso? ¿Cuál es la relevancia de los padres, dentro la tarea que suele atribuírsele casi en su totalidad a las madres?

La figura paterna y la evolución del niño

El psicólogo de Clínica Vespucio, Daniel Holloway, explica que “el padre tiene un papel fundamental en diversos aspectos que se refieren a la construcción de la identidad en los hijos, ya que su presencia favorece que el vínculo simbiótico (pegoteado), que caracteriza la relación entre la madre y el hijo, pueda ir transitando lentamente hacia la diferenciación. Lo anterior, ocurre cuando éste también asume sus cuidados, como mudarlo, darle de comer y por sobre todo, hacer presencia frente a él, con el fin de que la madre no sea la única en todo este proceso.

El rol de un padre es tan importante como el de la madre, pese a que el primer vínculo fuerte de fusión y apego, tanto de la gestación, nacimiento, o adopción, es el lazo materno. Sin embargo, el progenitor que está presente y participa activamente en la crianza, genera mayor autoestima y seguridad en el hijo, además de ser una instancia para construir y establecer vínculos con otros, basados en el respeto y amor.

Si bien madre y padre no son intercambiables, porque son dos dimensiones diferentes de afectos y relaciones, según el psicólogo de Clínica Vespucio, la figura paterna encarnada por la persona que cumple dicha función, cumple un rol clave en el desarrollo del niño, ya que además del sostenimiento emocional, es la figura de autoridad que ayuda a establecer límites entre realidad y fantasía, lo que puede y no hacerse, etc.

Se estima que los niños que desarrollan una relación sana con el padre, y también con la madre, con el paso del tiempo muestran mayor autoestima y seguridad. En este contexto, el psicólogo de Clínica Vespucio, Daniel Holloway, puntualiza que “cada etapa de la vida del niño es una oportunidad para vivenciar sus sueños, miedos y alegrías, además de ayudarlo a que pueda elaborarlos y darles un asidero en la realidad”.

De la misma manera, el profesional explica que “desde la vereda del niño, niña y adolescente, el proceso lo vive como un aprendizaje de la sociedad, adquisición de hábitos y la construcción de su identidad, internalizando aspectos positivos y negativos de la figura paterna e imitando conductas y estilos de vida”.  Cabe destacar, según el psicólogo, que el padre será el primer modelo masculino para sus hijos o hijas.

Qué es la teoría del apego

El vínculo emocional que desarrolla el niño con sus padres o con quienes cumplen el rol de cuidadores, tiene relación con esta teoría. Según el profesional de Clínica Vespucio, esta conexión proporciona la seguridad emocional indispensable para un correcto desarrollo de la personalidad del niño.

Esta creencia se sustenta, de acuerdo al psicólogo, “en que el estado de seguridad, ansiedad o temor de un niño es determinado en gran medida por la accesibilidad y capacidad de respuesta de su principal figura de afecto (persona con que se establece el lazo)”.

Por lo tanto, la función paterna será fundamental para el logro de un apego seguro, en la medida en que sea soporte emocional para la madre y los hijos, al mismo tiempo que figura de autoridad, sin caer en el autoritarismo. 

Cómo establecer un vínculo seguro entre padre e hijo

La relación entre padre e hijos debe estar basado, en primer lugar, en el cariño y el respeto. El profesional de Clínica Vespucio, explica que “reconocer a los hijos como personas es fundamental y para ello, es fundamental atender a sus necesidades, asignarles responsabilidades y derechos en cada etapa de sus vidas”.

El psicólogo sintetiza que “la actitud de los padres hacia sus hijos va a ser determinante a la hora de que éstos logren un correcto desarrollo” y, por tanto, “deben ser cuidadosos a la hora tratarlos, teniendo siempre en cuenta que cada proceso se vive de manera diferente”.

Esto pavimentará un camino para que la niña y/o el niño, crezca en un ambiente sano y con una personalidad fuerte, para enfrentar de la mejor manera cada etapa de su crecimiento. 

El psicólogo Daniel Holloway, de Clínica Vespucio, entrega algunas recomendaciones para los padres:

  • En primer lugar, los padres deben mostrarse alineados cuando se trata de establecer reglas, es decir, deben estar de acuerdo en el “rayado de la cancha” y no desautorizarse ante los hijos.
  • Es fundamental que los progenitores valoren y destaquen el esfuerzo, no sólo los resultados.
  • Respetar sus puntos de vista y expresar orgullo por sus logros, mostrando interés genuino y consideración por su deseos y necesidades.
  • Entender las señales de los niños y su forma de comunicarse.
  • Establecer confianza y responder a sus necesidades.
  • Es importante abrazarlo, acariciarlo y demostrarle cariño.
  • Cuidar su propio bienestar emocional y físico, ya que esto repercutirá en el comportamiento y desarrollo.
  • Exigirles lo esperado para su edad y personalidad.